El “Clickbait” o la publicidad deshonesta

Si has usado internet en los últimos 5 años de seguro te ha pasado: entras a una página cualquiera y aparece un anuncio del estilo “Lo que descubrió Fulano dejó atónitos a los expertos” o “No creerás lo que pasó cuando esta chica bajó 40 kilos”. Entonces das clic y ves que no tiene ni la mitad de lo que te esperabas. Has sido víctima del clickbait. Del inglés bait, cuya traducción sería “cebo” o “carnada”, la “carnada del clic” es un contenido de internet que se vale de titulares sensacionalistas para captar la atención de los internautas. Por lo general no son contenidos de calidad, mucho menos rigurosos, y solo buscan atraer tráfico a sitios web. Suscitan curiosidad, pero debido a que su titulación es incompleta, se hace obligatorio dar clic en el enlace para enterarse. C:\Users\isain\Desktop\CP\Web CP\Blog\ARTICULOS BLOG\El Clickbait o la publicidad deshonesta\Clickbait-Img-1024x683.jpg El clickbait se manifiesta de muchas formas. Desde las infames listas hasta el uso de títulos llamativos o fotografías manipuladas; todas son técnicas para hacer contenido clickbait. Lo que tienen en común estos titulares es que no revelan la información clave del hecho, sino que fuerzan al lector a hacer clic para descubrir ese dato que falta. Frecuentemente ese dato ni siquiera se encuentra en el artículo o se deja muy, muy al final. A nadie le gusta sentirse engañado, ¿no? Pues Facebook ha dejado claro que no le gustan los clickbaits: anunció que tomará medidas para regular este tipo de contenidos sensacionalistas bloqueando en su algoritmo las publicaciones que califiquen en dos factores, si el título no contiene la información necesaria para entender de qué se trata el artículo, o si el título crea expectativas engañosas. Esta tendencia – o más bien vicio – también se observa en el periodismo. Sucede que, en una época donde cualquier persona puede publicar cualquier cosa, el clickbait también ha invadido el ámbito de la prensa, donde lo conocemos como amarillismo o sensacionalismo. Evidentemente no es una práctica honrada y se insta a los periodistas a evitarla con base en los fundamentos éticos de la profesión. Si quieres una estrategia publicitaria efectiva y saludable a largo plazo, debes desterrar el clickbait de tu arsenal. Es una forma inmediata de generar tráfico para tu blog o website… ¡engañando a tus consumidores! Un titular debe ser verídico, honesto y claro, pensado para el interés del lector y no para ganar clics.   Libardo Rey Dirección creativa y redacción Ciudad Plus Marketing Instagram: @ciudadplus Facebook: /ciudadplus info@ciudadplus.com

Comparte en tus redes sociales!